Cuidado de heridas crónicas y prevención de infecciones

Las heridas crónicas, o que no sanan, son heridas que no han mejorado de manera significativa con los tratamientos convencionales. Las heridas que no sanan, relacionadas con la mala circulación, el funcionamiento deficiente de las venas y la inmovilidad, producen una mala calidad de vida y pueden provocar amputaciones. Aunque algunas heridas se curan por sí mismas, otras necesitan cuidados y tratamientos especializados proporcionados por los especialistas del Centro de Cicatrización de Heridas del Doctors Hospital.

Aquí presentamos algunos consejos para ayudar a sanar una herida y prevenir futuras infecciones:

  • Limpiar, limpiar, limpiar. Lave sus manos y use guantes protectores (de látex o vinilo) cuando manipule su herida. Mantenga o cambie esos vendajes exactamente como le han indicado. Mantenga limpias y desinfectadas aquellas superficies donde estará cambiando los vendajes de las heridas y/o aplicando ungüentos de uso tópico.
  • Duerma. El cuerpo lleva a cabo la mayor parte del proceso de curación mientras duerme. El adulto promedio necesita entre siete y nueve horas de sueño cada noche.
  • Nutrición. El cuerpo es su propio y mejor sanador. Consulte con un nutricionista los beneficios de vitaminas como la C, B y E, el calcio y el zinc, y la importancia de una dieta alta en proteínas. Los aminoácidos que se encuentran en las proteínas ayudan a desarrollar músculos, piel, hormonas y su sistema inmunitario. Pero no se puede obtener suficiente de los alimentos que consume cuando debe lidiar con heridas complicadas.
  • Antibióticos. Aunque los antibióticos pueden ser necesarios para combatir una infección, también pueden eliminar las bacterias buenas del colon, que sirven para limpiar el sistema. Vale la pena investigar los beneficios de consumir yogur, o tomar acidófilos o un probiótico, durante su tratamiento con antibióticos. También puede hablar con un nutricionista acerca de los suplementos.
  • Dé pasos seguros. La mayoría de las heridas de curación lenta se presentan en las extremidades inferiores, de modo que es importante practicar el cuidado diario de los pies, especialmente si es diabético.
  • Controle sus pies diariamente en busca de abrasiones o pie de atleta.
  • Utilice calzado a medida con calcetines. El calzado muy grande o muy pequeño puede producir fricción y ocasionar ampollas.
  • Corte las uñas de sus pies; mantenga una adecuada higiene de los pies.
  • Nunca camine descalzo, especialmente afuera.
  • Si se produce un corte o una úlcera, lave con agua y jabón antes de aplicar un medicamento antibacteriano de uso tópico, como Neosporin®. Proteja la herida con un vendaje de tamaño adecuado y manténgala seca.
Si necesita un referido a un especialista en cuidado de heridas u otro médico de Doctors Hospital of Laredo, llame a nuestro servicio gratuito de referidos médicos al 1-877-992-1711.